· Ficha de especie
Otros Algas Otras plantas Insectos Crustáceos Otros invertebrados Peces Anfibios Reptiles Aves Mamíferos
· Aves
Fecha última actualización: 2009-05-14
Autoridad taxonómica:
Orden: Psittaciformes
Familia: Psittacidae
Castellano: Cotorra de pecho gris, Cotorra argentina
Català: Cotorra argentina, Cotorreta de pit gris
Euskera: Papagai argentinarra
Galego:
English: Monk parakeet
Autor fotografía: Szilas (Wikimedia Commons)
Autor de fotografía: Szilas (Wikimedia Commons)
Descripción:

Ave de longitud entre 28-31 cm. De porte algo menor y más estilizado que una paloma.


El adulto presenta una coloración general verde brillante. El frente, mejillas, garganta y pecho son de color grisáceo, diferenciadas de las plumas del pecho que son de color gris más oscuro, y con un margen más pálido, dando al pecho una apariencia escamosa.



El vientre es de color verde oliva mientras que las plumas remigias, cobertoras y primarias del ala como las de la cola presentan un verde azulado.


En pico es de color marrón claro y el color del iris del ojo es oscuro, mientras que las patas tienen un color grisaceo. No existen dimorfismos muy marcados entre los individuos.



En el caso de los individuos juveniles son similares a los adultos pero la frente tienen una coloración de un gris verdoso.

Biología y hábitat:

Estas aves viven en hábitos vegetales diversos que les permiten tener una alimentación muy variada, compuesta por semillas, bayas, frutos de árboles y arbustos, insectos…


 


El nido no sólo sirve para la cría, sino también como dormitorio durante todo el año. Constituye así el centro de actividad diaria de los individuos, del cual parten cada día en pequeños grupos. La cotorra de pecho gris es la única especie de loro (Psittacidae) cuyo nido, situado normalmente entre las ramas más elevadas del árbol elegido para nidificar, es construido juntando y entrelazando pequeñas ramas cortadas en otros árboles. Construyen así una estructura de aspecto globular, con una entrada en forma de túnel que conduce a la cámara interior (de cría o dormitorio). . La puesta consta de 5 a 8 huevos. Altamente sociables, un nuevo nido puede ser construido adosado a uno ya preexistente, formándose de esta forma un nido compuesto. Los nidos compuestos están formados por un conjunto de cámaras independientes a las que se accede por sus respectivas entradas. Nidifican en las copas de los árboles construyendo grandes nidos que pueden superar los 200 kg de peso.


Son animales gregarios que forman colonias o bandas de más de 100 individuos. En el nido siempre se quedan individuos centinelas para vigilar para prevenir a los depredadores.

Distribución geográfica nativa:

La distribución geográfica nativa de la cotorra argentina es en el sur del Brasil, Uruguay, Paraguay el centro y sur de Bolivia y el centro y norte de la Argentina.

Distribución y establecimiento 
en la península Ibérica:

 


La especie se encuentra distribuida principalmente por el litoral mediterráneo, en especial en las provincias de Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga y en las Islas Baleares. También existen poblaciones importantes en Madrid y en las Islas Canarias. En el resto del territorio pueden verse pequeñas poblaciones o ejemplares dispersos. La especie se presenta generalmente en la proximidad de núcleos urbanos.

Mecanismo de introducción:

Se importaron individuos de cotorra argentina de forma masiva, debido a la demanda de este tipo de ave por sus colores. Debido a las fugas accidentales de individuos o la liberación por parte de las personas ha favorecido el establecimiento de numerosas poblaciones a lo largo del territorio. Se avistó por primera vez en libertad en Barcelona el año 1975.


 

Impacto ecológico:

El impacto ecológico que causan la Myiopsittaca monachus, en los ecosistemas es la competencia directa con las aves autóctonas de las que comparten el mismo nicho ecológico. En el caso que la presión sea muy grande la cotorra puede desplazar a las aves autóctonas.


 

Impacto socioeconómico:

Los problemas derivados de su presencia se basan en los sonidos asociados a la proximidad de los nidos, degradación del mobiliario urbano y otras estructuras o edificios por excrementos, degradación de árboles ornamentales para utilizar ramas pequeñas para construir nidos, daños a la agricultura (ya que comen frutas y hortalizas), y pueden ser un vector de propagación de agentes patógenos.


 


Pero uno de los problema más importantes es en las perdidas que ocasionan en los cultivos, ya que se alimentan de hortalizas y frutos de los agricultores.

Gestión:

Para intentar controlar el número de individuos y minimizar los problemas que causa se aplican distintas acciones según sea el objetivo a conseguir, como:



La poda de manera genérica se lleva a cabo en las ciudades como a mesura de control de la población, ya que utilizan los árboles para hacer nidos. Esta poda se realiza en las épocas de reproducción para reducir la fecundidad.



Eliminación de individuos problemáticos cuando estos ocasionen pérdidas económicas en cultivos.



Otro factor que ayuda a controlar el número de ejemplares son los depredadores naturales, teniendo en cuenta que un impacto es muy pequeño a la población.

Autores ficha: Eduard Adrobau
Observaciones:
Bibliografía:

Muñoz, A. R. y Palomo, L. J. 1996. Distribución actual y expansión de la Cotorra Argentina Myiopsitta monachus  en la provincia de Málaga (Sur de España). Anuario Ornitológico de Málaga, 1994. Sociedad Española de Ornitología, SEO/Málaga, pp: 70-75.


Domènech, J., Senar, J.C. Cotorreta de pit gris, Myiopsitta monachus. En: Atles dels ocells nidificants de Catalunya 1999-2002 (Ed: J. Estrada, V. Pedrocchi, L. Brotons, S. Herrando). Institut Català d'Ornitologia (ICO) y Lynx Edicions (Barcelona). 2004

Ver citas | Añadir cita | Buscar más imágenes (Google)