· Ficha de especie
Otros Algas Otras plantas Insectos Crustáceos Otros invertebrados Peces Anfibios Reptiles Aves Mamíferos
· Otras plantas
Fecha última actualización: 2016-11-18
Autoridad taxonómica: L.
Orden: Poales
Familia: Poaceae
Castellano: Caña, caña común, caña de Castilla, cañavera, bard
Català: Canya, canya de Sant Joan, canyer
Euskera: Kanabera, cana, canabela, canaberra, garritz, garr
Galego: Cana, canaveira, canavela, canivela
English: Giant reed, arundo grass, bamboo reed, cane, donax
Autor fotografía: Peter Forster (Wikimedia Commons)
Autor de fotografía: Peter Forster (Wikimedia Commons)
Descripción:

Es una planta hidrófita herbácea perenne (Poaceae) que se encuentra en pastos y en humedales de muchas zonas climáticas (Mariani et al., 2010). Es la mayor de las especies del género Arundo y es una de las más altas entre las gramíneas herbáceas (hasta 10 m de altura) (Saltonstall et al., 2010).
La flor, que aparece en verano, se presenta como grandes penachos de panículas de 30 a 60 cm, posicionados en la parte terminal (Perdue, 1958). Las numerosas hojas son de unos 5 cm de ancho y 30,5-61 cm de longitud, dispuestas en dos filas notoriamente opuestas en los tallos, y tienen los márgenes afilados (http://www.issg.org/database/species/ecology.asp?si=112).

Biología y hábitat: En la mayoría de regiones donde ha sido introducida A. donax no produce semillas viables (Perdue, 1958; Dudley, 2000; Di Tomaso y Healey, 2003): la esterilidad implica que en la naturaleza A. donax se propague a través de reproducción asexual, reduciendo drásticamente la variabilidad genética (Mariani et al., 2010). Se ha descrito que la esterilidad de la caña es resultado del fracaso de la célula madre megaspora al dividirse (Bhanwra et al., 1982), incluso hay evidencia de la presencia de embriones y semillas viables, pero no germinables (Johnson et al., 2006).
La detección de una baja variabilidad genética confirma una propagación predominantemente vegetativa y al mismo tiempo explica el éxito ecológico de A. donax, atribuido a su rápida propagación clónal por extensión y el flujo de dispersión del rizoma y los fragmentos de tallo (Mariani et al., 2010).
Es una caña de crecimiento muy rápido: sus plántulas rápidamente desarrollan el diámetro de la caña madura, pero es sólo después de la estación inicial cuando aumentarán el grosor de las paredes (Perdue, 1958).
Es una planta que tolera una amplia variedad de condiciones ecológicas; florece en todo tipo de suelo, desde suelo arcilloso hasta arenas sueltas y suelo de grava, pero la planta produce el crecimiento más vigoroso en suelo muy drenado con disponibilidad de humedad: el ambiente que la favorece es a lo largo del margen de lagos o ríos, acequias y canales (Perdue, 1958). Tolera exceso de salinidad y podría sobrevivir a períodos de grave sequía acompañada de baja humedad atmosférica o períodos con exceso de humedad (Perdue, 1958).
Su alta productividad, con crecimiento 3-4 veces más rápido que las plantas leñosas nativas de ribera, hasta una media de 2,62 cm. día-1 (Coffman et al., 2009), se atribuye a la capacidad de capturar y convertir la energía solar disponible en biomasa con una eficiencia máxima similar a las especies C4, a pesar de tener un ciclo fotosintético C3 (Rubia et al. 1998).
Los tallos y las hojas contienen una amplia gama de sustancias nocivas químicas, incluidos sílice (Jackson y Núñez, 1964), triterpenos y esteroles (Chandhuri y Ghosal, 1970), glucósidos cardíacos, imitando indoles curativos (Ghosal et al., 1972), ácido hidroxámico (Zúñiga et al., 1983), y numerosos otros alcaloides que probablemente sirven como protección de los insectos nativos y otros herbívoros (Zúñiga et al., 1983; Miles et al., 1993).
Distribución geográfica nativa: El género Arundo se originó en Asia (Polunin y Huxley, 1987). Mariani et al. (2010) sugieren que A. donax proviene de progenitores asiáticos, posteriormente extendidas desde Asia a lo largo del oriente medio, el sur de Europa y África, y desde la región mediterránea se introdujo a los principios del 1800 a EEUU. Otros autores apoyan la hipótesis de que el origen (semi-domesticados o como mínimo incipientemente) se inició de un grupo de plantas silvestres nativas de la región mediterránea (Zeven y Wet, 1982; Wagner et al, 1999), donde se encuentran las otras especies: A. plinii Turra, A. collina Tenore y A. mediterranea Danin. Pero el análisis del polimorfismo de la longitud de los fragmentos amplificados (AFLP) demuestra que las muestras del Mediterráneo se caracterizan por una menor diversidad genética y una menor incidencia de fragmentos raros de AFLP, esto excluye que la zona mediterránea sea el centro de origen. Análisis cladísticos y fenética, indicando que las muestras de Arundo sp. forman clados monofiléticos y no hay rastros de hibridación directa, confirmarían el origen de A. donax a partir de progenitores asiáticos (Mariani et al., 2010).
Distribución y establecimiento 
en la península Ibérica:
En España se encuentra presente en la mayoría de las provincias, sobre todo en el Nord- Este (Cataluña), y también en ambos archipiélagos, donde invade gran cantidad de bordes de agua, tanto naturales (ríos, zonas lacustres y pantanosas) como artificiales (canales, acequias) (http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/arundo_donax_tcm7-21507.pdf).
Mecanismo de introducción: La caña forma extensas masas monoespecíficas que excluyen agresivamente a los competidores de luz, nutrientes y agua (Davis et al., 2010; Lambert et al., 2010); las áreas ocupadas en gran medida presentan un agotamiento de la vida silvestre (Bell, 1997).
Coffman et al. (2009) afirman que la invasión generalizada de los ecosistemas ribereños por Arundo donax ha alterado la estructura y función ecológicas de los ríos de California. Chadwick et al. (1992) muestran que en las zonas ribereñas donde A. donax se establece, el agua tiende a tener temperaturas más cálidas, por el efecto de una carencia de la cubierta necesaria, que reduce la sombra de los hábitats fluviales, provocando concentraciones de oxígeno más bajas y menor biodiversidad. Su alta inflamabilidad ha agravado aún más sus impacto ecológicos ya que A. donax, en comparación a las plantas nativas, tiene una mayor tasa de crecimiento después de los incendios, en parte debido al contenido de nutrientes del suelo después de un incendio, que le favorece (Coffman et al., 2009).
Impacto ecológico: La caña ha sido cultivada en Asia, sur de Europa, Norte de África y Oriente durante miles de años (Zohary, 1962).
En los próximos años la expansión a nivel mundial de A. donax podría ser aún más fuerte, ya que teniendo un fuerte rendimiento como cultivo, tendrá una utilización con funciones socioeconómica para la transformación en biocombustible.
Impacto socioeconómico: Según Coofman et al. (2009), la invasión de A. donax en las terrazas ribereñas adyacentes a las comunidades o los campos agrícolas representa un aumento de riesgo de incendio. La caña, por su alta inflamabilidad ha alterado la función histórica de los grandes corredores ribereños como cortafuegos naturales en zonas semiáridas de tipo mediterráneo (Dudley et al., 2000; Rundel, 2000) ya que, antes de la invasión de A. donax, no presentaban combustibles inflamables.
Odero et al. (2012) se plantean la utilización de fitofármacos para el control en plantaciones de caña de azúcar donde la invasión de A. donax puede provocar daños graves.
Gestión: La especie está incluida en el Catalogo español de especies exóticas invasoras (Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre) pero sólo con Canarias como ámbito de aplicación. Por tanto se prohíbe en Canarias:
- su introducción en el medio natural, en todo el territorio nacional y en las zonas marinas bajo soberanía o jurisdicción española;
- la posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos, de restos o propágulos, incluyendo el comercio exterior.
La inclusión de las especies en el catálogo implica que las administraciones competentes adoptarán las medidas de gestión, control y posible erradicación (BOE, 2011).

Para el control de A. donax se necesita considerar muchos factores (Bell, 1997), como:
- presencia o ausencia de plantas nativas,
- la cantidad de biomasa que debe ser tratada,
- el terreno,
- la temporada.
Un método popular para hacer frente a la invasión de esta planta es cortar los tallos y eliminar la biomasa, esperar de tres a seis semanas para que las plantas crezcan cerca de un metro de altura y a continuación aplicar una pulverización foliar con la solución de un herbicida sistémico (Bell, 1997). La principal ventaja de este enfoque es que menos herbicida debe aplicarse para tratar el nuevo crecimiento en comparación con la altura y la cobertura de las plantas establecidas y una altura uniforme de las plantas (Bell, 1997).
Otro método para la gestión de A. donax es el control biológico (Goolsby y Moran, 2009; Moran y Goolsby, 2009), con la utilización de:
- Rhizaspidiotus donacis, que se alimenta del floema y se concentra en la base de la vaina de la hoja y en los nodos a lo largo del tallo, provocando una reducción efectiva de las tasas de intercambio gaseoso de las hojas (Goolsby et al., 2009b);
- Tetramesa romana, que forma una agalla en los brotes del meristema, en general cerca del ápice; con alta densidad provoca una disminución en la tasa fotosintética y en la transpiración (Moore et al., 2009).
Autores ficha: Matteo Belpinati
Observaciones: La región mediterránea presenta tres especies autóctonas del género Arundo, A. plinii Turra, A. collina Tenore y A. mediterranea Danin, bastante similares a la invasora A. donax. Por ejemplo A. donax presenta el rizoma con tallos ortótropos distanciados, en A. mediterránea cada tallo se presenta 8-10 cm a lo largo de la sección del rizoma (Danin, 2004).
Danin & Naenny (2008) concluyen que las características diferenciales de la anatomía general del rizoma de las cañas, permiten reconocer las especies en cuestión:
- A. donax: rizoma sólidos, muy grueso respecto a los tallos verticales;
- A. plinii, A. collina, A. mediterranea: rizoma vacío, aproximadamente el mismo diámetro que los tallos verticales.
Bibliografía: Bhanwra R.K., Choda S.P., Kumar S. 1982. Comparative embryology of some grasses. Proceedings of the Indian National Science Academy, 48: 152–162.

Bell G. P. 2002. Ecology and management of Arundo donax, and approaches to riparian habitat restoration in Southern California. The Nature Conservancy of New Mexico. USA. < ceres.ca.gov/tadn/ecology_impacts/arundo_ecology.pdf >.

Boletín oficial del estado (BOE.), 2011. Real decreto 1628/2011, de 14 novembre `por el que se regula el listado y catalogo espanyol de especies exóticas invasora. BOE 298 (1): 132711- 132735.

Chadwick & Associates 1992. Santa Ana River use attainability analysis. Volume 2: Aquatic biology, habitat and toxicity analysis. Santa Ana Watershed Project Authority, Riverside.

Chandhuri R.K. & Ghosal S. 1970. Triterpines and sterols from the leaves of Arundo donax. Phytochemistry, 9: 1895-1896.

Davis A.S., Cousens R.D., Hill J., Mack R.N., Simberloff D., Raghu S. 2010. Screening bioenergy feedstock crops to mitigate invasion risk. Front. Ecol. Environ., 8: 533–539.

Danin A. 2004. Arundo (Gramineae) in the Mediterranean reconsidered. Willdenowia, 34: 361-369.

Danin A., Naenny W., 2008. Contribution to the recognition of reeds by their rhizome anatomy. Fl. Medit, 18: 385-392.

Di Tomaso J.M., Healey E.A. 2003. Aquatic and riparian weeds of the west. University of California – Agriculture and Natural Resources Publication, 3421: 254–262.

Dudley T.L., DeLoach C.J., Lovich J.E., Carruthers R.I. 2000. Saltcedar invasion of Western riparian areas: impacts and new prospects for control. In: McCabe R.E., Loos S.E., eds. Transactions, 65th No. American wildlife and natural resource conference, March 2000. Rosemont, Illinois. Wildlife Management Institute, Washington, DC, 345–381.

Dudley T.L. 2000. Arundo donax L. In: Invasive Plants of California’s Wildlands, 53–58. Eds. Brossard C.C., Randall J.M. & Hoshovsky M.C., University of California Press, Berkeley, California.

Goolsby J.A., Moran P. 2009. Host range of Tetramesa romana Walker (Hymenoptera: Eurytomidae), a potential biological control of giant reed, Arundo donax L. in North America. Biological Control 49: 160–168.

Ghosal S., Chandhuri R.K., Cutta S.K., Bhattachaupa S.K. 1972. Occurrence of curarimimetic indoles in the flowers of Arundo donax. Planta Med., 21: 22-28.

Jackson G.C. & J.R. Nuñez. 1964. Identification of silica present in the giant reed (Arundo donax L.). J. Agric. Univ., Puerto Rico, 48: 60-62.

Johnson M., Dudley T., Burns C. 2006. Seed production in Arundo donax L. California: Invasive Plant Council, 14: 12–13.

Lambert A.M., Dudley T.L., Saltonstall K. 2010. Ecology and impacts of the large-statured invasive grasses Arundo donax and Phragmites australis in North America. Invas. Plant Sci. Management, 3: 489–494.

Mariani C., Cabrini R., Danin A., Piffanelli P., Fricano A., Gomarasca S., Dicandilo M., Grassi F., Soave C. 2010. Origin, diffusion and reproduction of the giant reed (Arundo donax L.): a promising weedy energy crop. Ann. Appl. Biol., 157: 191–202.

Miles D.H, Tunsuwan K., Chittawong V., Kokpol U., Choudhary M. I., Clardy J. 1993. Boll weevil antifeedants from Arundo donax. Phytochemistry, 34: 1277-1279.

Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (España). Atlas de las Plantas Alóctonas Invasoras en España.
http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/arundo_donax_tcm7-21507.pdf

Moore G.W., Watts D.A., Goolsby J.A. 2010. Ecophysiological responses of giant reed (Arundo donax) to herbivory. Invasive Plant Science and Management, 3: 521–529.

Moran P. J., Goolsby J. A. 2009. Biology of the galling wasp Tetramesa romana, a biological control agent of giant reed. Biol. Control, 49: 169–179.

National Biological Information Infrastructure (NBII) & IUCN/SSC Invasive Species Specialist Group (ISSG). Arundo donax (grass). http://www.issg.org/database/species/ecology.asp?si=112

Odero D. C., Gilbert R. A. 2012 Response of giant reed (Arundo donax) to Asulam and Trifloxysulfuron. Weed Technology, 26: 71–76.

Perdue R.E. 1958. Arundo donax: source of musical reeds and industrial cellulose. Economic Bot., 12: 368-404.

Polunin O., Huxley A. 1987. Flowers of the Mediterranean. Hogarth Press, London.

Rossa B., Tuffers A.V., Naidoo G., von Willert D.J. 1998. Arundo donax L. (Poaceae): a C3 species with unusually high photosynthetic capacity. Bot. Acta, 111: 216–221.

Rundel P.W. 2000. Alien species in the flora and vegetation of the Santa Monica Mountains, CA: patterns, processes, and management implications. In: Keeley J.E., Baer-Keeley M., Fotheringham C.J. eds., 2nd interface between ecology and land development in California. US Geological Survey Open-File Report 00-62, 145–152.

Saltonstall K., Lambert A., Meyerson L.A. 2010. Genetics and reproduction of common (Phragmites australis) and giant reed (Arundo donax). Invasive Plant Science and Management, 3: 495–505.

Wagner W.L., Herbst D.R., Sohmer S.H. 1999. Manual of the flowering plants of Hawaii. University of Hawaii and Bishop Museum Press, 83, Honolulu, Hawaii.

Zeven A.C., Wet J.M.J. 1982. Dictionary of cultivated plants and their regions of diversity. Centre for Agricultural Publishing and Documentation, Wageningen, The Netherlands.

Zohary M. 1962. Plant life of Palestine: Israel and Jordan. Ronald Press, New York.

Zúñiga G.E., Argandoña V.H., Niemeyer H.M., Corcuera L.J. 1983. Hydroxamic acid content in wild and cultivated Gramineae. Phytochemistry, 22: 2665-2668.
Ver citas | Añadir cita | Buscar más imágenes (Google)