· Ficha de especie
Otros Algas Otras plantas Insectos Crustáceos Otros invertebrados Peces Anfibios Reptiles Aves Mamíferos
· Insectos
Fecha última actualización: 2015-12-08
Autoridad taxonómica: (Latreille, 1802)
Orden: Hymenoptera
Familia: Formicidae
Castellano: Hormiga loca
Català:
Euskera:
Galego:
English: Longhorn crazy ant
Autor fotografía: Erin Prado (Wikimedia Commons)
Autor de fotografía: Erin Prado (Wikimedia Commons)
Descripción:

La hormiga loca es difícil de identificar erróneamente, por sus antenas y patas extraordinariamente largas. Su nombre es debido a su movimiento típico, irregular y rápido, distinto a la mayoría de otras hormigas. Las antenas son delgadas y tienen 12 segmentos. Las obreras son relativamente pequeñas y suelen medir 2.3-3mm.
El cuerpo tiene pelos gruesos, de color blanco grisáceo. El cuerpo y la cabeza son de color marrón-negro. La cabeza es larga y tiene mandíbulas estrechas. Los ojos están situados más al borde posterior de la cabeza y son poderosamente convexos y elípticos. No tiene aguijón pero puede morder a un intruso y curvar su abdomen para inyectar hacia adelante una secreción de ácido fórmico en la herida.

Biología y hábitat: El ciclo de vida de una hormiga consta de cuatro etapas: huevo-larva-pupa-adulto. Los huevos, pequeños y de color blanco o amarillo, son puestos por la reina en gran número (las colonias pueden contener millones de hormigas, todos producidos por una sola reina) y en 2-6 semanas se convierten en larvas. Las larvas después de ser alimentadas por un período que va desde varias semanas a varios meses se convierten en pupas. Durante la etapa de pupa, la hormiga permanece inactiva, sin alimentarse y empieza la profunda transformación en insecto adulto.
Los nidos pueden contener hasta 2000 obreras y 40 reinas. La reproducción se produce durante todo el año en climas cálidos y en estaciones más restringidas en climas fríos. Las obreras son probablemente estériles. Las colonias se producen en nidos temporales, son muy móviles, y se moverán si se les molesta.
Esta hormiga es omnívora oportunista, alimentándose de insectos vivos y muertos, semillas, melón dulce, frutas, exudados de plantas y muchos alimentos humanos. Consumen melaza principalmente en primavera y otoño. Durante el verano buscan preferentemente una dieta alta en proteínas.
Es sumamente adaptable, viviendo en ambos hábitats muy secos y bastante húmedos. Suele encontrarse en bosques, áreas agrícolas y zonas costeras. A menudo anida a una cierta distancia de su área de alimentación. Anida en el exterior debajo de cosas sobre la tierra, como debajo de la corteza suelta de los árboles, debajo de cubiertas vegetales de jardinería, en macetas de plantas y dentro de pilas de cosas como basura, troncos, leña o ladrillos. Estas hormigas también pueden establecer fácilmente sus nidos dentro de las casas: en las paredes, debajo de alfombras y en otros huecos o espacios convenientes. El nido se puede encontrar siguiendo a las obreras que llevan hacia él alimento en la espalda.
Distribución geográfica nativa: Wasmann (1905) señaló que P. longicornis y sus simbiontes eran muy extendidos en la India y partes vecinas de Asia sudoriental, en contraste con otras partes del mundo donde esta hormiga era conocida sólo en las zonas costeras a lo largo de las principales rutas comerciales portugueses y españoles. A partir de esto, Wasmann concluye que P. longicornis y sus simbiontes probablemente se originaron en la región de la India.
Wheeler (1910) confirmó esta hipótesis afirmando que “hay buenas razones para creer que el hogar original de esta hormiga es la India, y que se ha llevado a todas las partes de los trópicos en los buques”; más tarde, en 1919, Wheeler escribió que P.longicornis "es de origen indomalasia."
Hay otros autores, como por ejemplo Fowler (1994) y Holway (2002), que afirman que P. longicornis es originaria de África.
Podemos concluir que, en general, existe acuerdo que P. longicornis se originó en el trópicos del Viejo Mundo, pero hay desacuerdo en cuanto a la subregión.
La dificultad de establecer el lugar de origen es debido al hecho de que esta especie se puede considerar una especie prácticamente cosmopolita, ya que actualmente está presente en casi todo el mundo.
En toda su área de distribución es considerada como una especie plaga, como puede verse en numerosos estudios realizados en diferentes países (Bingham (1975) para el Continente Indio, Klotz (1995) en Estados Unidos y Collingwood (1997) en la Península Arábiga). Se trata de una de las principales especies "vagabundas" (tramp species) de hormigas, con un nivel de dispersión muy alta a escala mundial.
Distribución y establecimiento 
en la península Ibérica:
La especie fue introducida en Canarias al finales del siglo XIX. En las islas Canarias ocupa preferentemente la zona costera e invade las ciudades, casas, jardines y cocinas.
Fue localizada por primera vez en el puerto marítimo de Almería, en el octubre de 1998 (Tinaut, 2000). Con posterioridad se menciona de los Jardines de Picasso, en Málaga (Reyes& Espalder, 2005).
Hoy esta especie está presente en Gran Canaria, Valle Guerra, en Tenerife (González A. 2001), Lanzarote, Hierro, Gomera, Ibiza (Izquierdo 2001; Gómez&Espadaler 2006), Murcia (Catarineu Guillén & Tinaut, 2012)y en el jardín botánico de Gibraltar (Keith Bensusan).
El 10 de septiembre del 2013 se observó la presencia de P. longicornis en la cocina de una vivienda del centro urbano de la ciudad de Córdoba. Se trataba de obreras, que entraban y salían de una pequeña grieta, en una esquina entre los azulejos. Hasta el momento no se ha vuelto a encontrar, ni en viviendas ni en las zonas verdes próximas, por lo tanto debemos vigilar y comprobar si está más extendida en la ciudad de lo que parece en un primer momento o si se trata de una introducción puntual y no llega a prosperar.
Mecanismo de introducción: Los datos disponibles sugieren que P. Longicornis generalmente no es una especie ecológicamente dominante, pero es altamente oportunista, ya que tiene la capacidad de encontrar la comida antes que otras especies de hormigas. Sin embargo, en ambientes muy perturbados o artificiales, menos adecuados para otras especies , esta especie puede convertirse en la hormiga numéricamente dominante, desplazando a otras hormigas y otros invertebrados (MacArthur y Wilson 1967; Jaffe 1993; Wetterer et al. 1999). Por eso, P. Longicornis constituye un riesgo potencial para la biodiversidad de la fauna autóctona porque es capaz de desplazar otras hormigas y posiblemente otros invertebrados.
Impacto ecológico: El proceso de urbanización creciente, los flujos de transporte internacional, el crecimiento explosivo de la agricultura en los países en desarrollo y el abandono de las zonas rurales de los países industrializados son los principales factores que conducen a la introducción de especies no nativas en los hábitats que eran inicialmente muy distantes (Passera, 2004).
La introducción de la hormiga loca se suele asociar al transporte de mercancías. Los contenedores marítimos (llenos y vacíos) y de madera parecen representar las principales vías de introducción. Cualquier barco en cualquier puerto es un riesgo potencial.
Un análisis del riesgo de plagas se ha realizado en Nueva Zelanda, específicamente para la vía de la madera Jellico-Auckland, y nos ha permitido comprender la relación entre la presencia de la hormiga y el transporte de madera desde el Pacífico (Ormsby 2003).
Impacto socioeconómico: Es conocida por el transporte de microbios patógenos en hospitales. Esta hormiga puede transmitir enfermedades. Era la segunda especie más común en tres hospitales brasileños, y al menos el 20% de estas pueden llevar bacterias patógenas (Fowler et al. 1993).
Aquino et al. (2013) encontraron que P. longicornis fue la especies de hormigamás abundante en 12 hospitales estudiados en el Noreste de Brasil.
En un estudio llevado a cabo por los controladores de plagas en la Florida, P. longicornis fue vista principalmente como una molestia tanto dentro como fuerade las viviendas domésticas.
Gestión: La hormiga a menudo anida a cierta distancia de su zona de alimentación y esto significa que son difíciles de localizar y controlar. La medida de control para reducir en cuestión de días las poblaciones de la hormiga loca en un campo y en un momento dado es el empleo de cebos tóxicos. Sin embargo, el tratamiento químico solo es una solución temporal y se aplica a las obreras cuando están en busca de alimento.

Esta especie está incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras (Real Decreto 630/2013), lo que “conlleva la prohibición genérica de posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos, de sus restos o propágulos que pudieran sobrevivir o reproducirse, incluyendo el comercio exterior” en toda España, excepto previa autorización administrativa.
Autores ficha: Nicola Liscia
Observaciones:
Bibliografía: Aquino R.S.S. 2013. Filamentous Fungi Vectored By Ants (Hymenoptera: Formicidae) In A Public Hospital In North-Eastern Brazil. Journal of Hospital Infection 83: 200-204.

Bingham C.T. 1975. The Fauna of British India including Ceylon and Burma: Hymenoptera: Vol 2. Ants and Cuckoo-Wasps. Today and Tomorrow's Printer and Publishers, New Delhi. 506 pp.

Bertelsmeier C., Avril A., Blight. O., Confais A., Diez L., Jourdan Hervé, Orivel J., St Germes N., Courchamp F. 2015. Different behavioural strategies among seven highly invasive ant species. Biological Invasions 17: 2491-2503

Collingwood C.A., Tigar B.J., Agosti, D. 1997. Introduced ants in the United Arab Emirates. Journal of Arid Environments 37: 505–512.

Czaczkes T.J., Ayrton Vollet-Neto, Ratnieks F. L.W. 2013. Prey escorting behavior and possible convergent evolution of foraging recruitment mechanisms in an invasive ant. Behavioral Ecology, 24(5), 1177–1184.

Espadaler X., Bernal V. 2003. Exotic ants in the Canary Islands (Hymenoptera, Formicidae). VIERAEA 31: 1-7.

Fowler H.G., Bueno O.C., Sadatsune T., Montelli A.C. 1993. Ants as potential vectors of pathogens in hospitals in the state of Sao Paulo, Brazil. Insect Science and its Application 14: 367.370.

Gómez K. &Espadaler X. 2006. Exotic ants (Hymenoptera: Formicidae) in the Balearic Islands . Myrmecologische Nachrichten, 8: 225-233

Holway D.A., Lach L., Suarez A.V., Tsutsui N.D., Case T.J. 2002. The Causes and Consequences of Ant Invasions. Annual Review of Ecology and Systematics, Vol. 33, pp. 181-233.

Izquierdo I., Martín J.L., Zurita N. & Arechavaleta M. 2001. Lista de especies silvestres de Canarias (Hongos, plantas y animales terrestres). Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente Gobierno de Canarias. 437 pp

Jaffe K. 1993. Surfing ants. Florida Entomologist 76: 182.183.

James C. Trager. 1984. A revision of the genus Paratrechina (Hymenoptera: Formicidae) of the Continental United States. Sociobiology Vol.9, N.2.

Klotz J.H., Mangold J.R., Vail K.M., Davis L.R., Patterson R.S. 1995. A survey of the urban pest ants (hymenoptera: formicidae) of peninsular florida. Florida Entomologist Online, Vol. 78, No. 1.

LaPolla J.S., Hawkes P.G, Fisher J.N. 2013. Taxonomic review of the ant genus Paratrechina, with a description of a new species from Africa. Journal of Hymenoptera Research 35: 71–82.

LaPolla J.S. 2014. Then there were five: a reexamination of the ant genus Paratrechina (Hymenoptera, Formicidae). ZooKeys 422: 35–48.

Macarthur R.H., Wilson E.O. 1967. The theory of island biogeography. Princeton, Princeton Univ. Press.

Ormsby M. 2003. Pest risk analysis: ants on sawn timber imported from the South Pacific Region. Unpublished MAF Biosecurity Authority internal report. Wellington, Ministry of Agriculture and Forestry.

Passera L. 1994. Characteristics of tramp species. In: Williams D.F. ed. Exotic ants: biology, impact, and control of introduced species. Boulder, Westview Press. Pp. 23.43.

Reyes J., Espalder X. 2005. Tres nuevas especies foráneas de hormigas para la Península Ibérica (Hymenoptera: Formicidae). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa, 36: 263-265

Rodrigues A., Solis D.R., Fox E.G.P. 2010. Preliminary list of microfungi found in Paratrechina Longicornis (hymenoptera: formicidae). Florida Entomologist 93(4).

Tinaut A. & Añó J.L. 2000. Paratrechina longicornis (Latreille, 1802). Nueva cita para la Península Ibérica. (Hym. Formicidae). Boletín Asociación Española Entomología, 24: 253-254

Villegas F.C., Carpintero S. 2013. Nueva cita de Paratrechina longicornis (Latreille, 1802) (Hymenoptera, Formicidae) en la península ibérica. Boln. Asoc. esp. Ent., 37 (3-4): 379-382

Wasmann, E. 1905. Zur Lebensweise einiger in- und ausländischer Ameisengäste (148. Beitrag zur Kenntnis der Myrmecophilen und Termitophilen). Zeitschrift für Wissenschaftliche Insektenbiologie 10: 329-336.

Wetterer J.K., Miller S.E., Wheeler. D.E., et. All. 1999. Ecological dominance by paratrechina longicornis (hymenoptera: formicidae), an invasive tramp ant. In biosphere 2.

Witte V., Attygalle A. B., Meinwald J. 2007. Complex chemical communication in the crazy ant Paratrechina longicornis Latreille (Hymenoptera: Formicidae). Chemoecology 17: 57–62.
Autor fotografía: Erin Prado
Autor de fotografía: Erin Prado
Autor fotografía: Erin Prado
Autor de fotografía: Erin Prado
Ver citas | Añadir cita | Buscar más imágenes (Google)