· Ficha de especie
Otros Algas Otras plantas Insectos Crustáceos Otros invertebrados Peces Anfibios Reptiles Aves Mamíferos
· Crustáceos
Fecha última actualización: 2016-12-12
Autoridad taxonómica: (Rafinesque, 1817)
Orden: Decapoda
Familia: Cambaridae
Castellano: Cangrejo de los canales
Català: Cranc dels canals
Euskera:
Galego:
English: Spinycheek crayfish
Autor fotografía: Wikimedia Commons (A. Berger)
Autor de fotografía: Wikimedia Commons (A. Berger)
Descripción:

Orconectes limosus es una especie de cangrejo de tamaño pequeño a medio que puede alcanzar los 12 cm y pesar hasta 79 g (Aldridge, 2016; Torres & Macias, 2013). Su color es pardo y verdoso, con una coloración más intensa en la zona de las quelas. Las extremidades son anaranjadas y su abdomen rayado, aunque a menudo son de color negro debido al sedimento de su hábitat (Aldridge, 2016). Tiene el cuerpo relativamente liso pero con espinas en diferentes partes anteriores y también en la parte posterior de las crestas post orbitales. Tiene una cresta dorsal mediana débilmente dentada. Las pinzas son lisas y amarillas en la parte ventral y muestran una espina en el nudillo anterior. Los bordes del rostro son casi paralelos, con una cresta post-orbital (Torres & Macias, 2013).

Su característica distintiva son unas particulares manchas negras al final de las pinzas y unas marcas rojas sobre cada segmento del abdomen (Torres & Macias, 2013).

Biología y hábitat: Su comportamiento es similar al de otras especies de cangrejos de agua dulce. Es una especie omnívora que come plantas, pescado muerto, pequeños invertebrados, etc. (Torres & Macias, 2013). A medida que crece, dependiendo de la edad y el hábitat, su alimentación cambia a gusanos, larvas de insectos, moluscos, caracoles, carroña y peces (Magrama, 2013).

La especie copula en cualquier momento del año, pero la puesta de huevos empieza en abril y dura hasta principios de junio (Douglas, 1981). Las hembras cargan con sus huevos entre 1 y 3 semanas antes de que eclosionen (Aldridge, 2016). Los alevines nacen entre junio y julio (Douglas, 1981) y tienen una alta tasa de mortalidad (Torres & Macias, 2013). Se ha observado que a veces en otoño hay un segundo período de apareamiento que permite almacenar los espermatozoides para producir los alevines a principios de la primavera (Aldridge, 2016). Tienen un elevado potencial reproductor, pues la hembra puede llegar a poner 450 huevos dos veces al año (Torres & Macias, 2013). Las hembras mayores tienen la tendencia de empezar antes la puesta de los huevos que las hembras más jóvenes (Douglas, 1981). En un estudio de 2011, Buřič et al. aseguran que esta especie es capaz de reproducirse por partenogénesis facultativa, un método nunca antes visto en decápodos. Sin embargo los autores reconocen que es necesario investigar más para aclarar qué condiciones ambientales son necesarias para que se lleve a cabo este tipo de reproducción, y cuál es papel que desempeña en las poblaciones.

Los individuos pueden vivir hasta 3 o incluso 4 años, pero por lo general no viven más allá de 2 años (Douglas, 1981; Aldridge, 2016).

En Europa no tiene demasiada depredación, aunque algunos peces grandes como las carpas se los pueden comer. También se han observado focas comiéndoselos y se cree que las garzas, los cormoranes y las aves silvestres también puedan ser predadores (Aldridge, 2016). Con la especie Dikerogammarus villosus, un crustáceo anfípodo invasor con el que actualmente coexiste en algunas zonas, se ha demostrado que son capaces de afectarse negativamente a través de la depredación interespecífica: D. villosus puede alimentarse con éxito de los juveniles de O. limosus pero no de los cangrejos más grandes (Buřičr et al., 2009). En su área nativa se ve amenazada por Orconectes rusticus, un cangrejo que provoca grandes efectos en las comunidades de agua dulce al desplazar especies nativas de cangrejo de río casi hasta la desaparición y alterar las comunidades de macroinvertebrados (Klocker & Strayer, 2004; Wilson et al., 2004). Esta especie es más agresiva que O. limosus, por lo que obtiene más refugios y alimento (Klocker & Strayer, 2004).

O. limosus posee la capacidad de regenerar de forma rápida sus quelas, las cuales tienen funciones importantes como la captura y manipulación de la presa, la reproducción, la defensa contra depredadores y las interacciones inter- e intraespecíficas (Buřičr et al., 2009).

Habita en arroyos claros de entre 10 y 100 m de ancho con sustratos limosos, grava o arena (Adams et al., 2015). Puede vivir en embalses, lagos, estanques y ríos grandes (Torres et al., 2013; Aldridge, 2016). Prefiere masas de agua tranquilas, amplias y calientes, de turbidez variable, aunque tiene un rango de tolerancia muy amplio de condiciones ambientales y soporta aguas contaminadas y eutrofizadas, con bajos niveles de oxígeno disuelto (Magrama, 2013). Son capaces de cavar madrigueras y permanecer inactivos cuando las condiciones son desfavorables (Aldridge, 2016). A pesar de ello existen diferencias significativas entre el peso corporal de los cangrejos de arroyos y los de otras aguas, siendo un poco más pequeños los de los ríos. También hay diferencias en la relación peso-longitud entre los machos y las hembras de los ríos frente las aguas estancadas (Ďuriš et al., 2006).

El alto potencial invasor de esta especie se ha atribuido a la alta fecundidad, a la rápida maduración, a su agresividad y a la tolerancia a la contaminación (Buřič et al., 2011). También juega un importante papel la migración natural; puede dejar el agua y desplazarse de manera errática durante varios kilómetros (Magrama, 2013). Puede dispersarse o ser transportado por corrientes o inundaciones a nuevos hábitats, así como ser transferidos por depredadores como aves (Aldridge, 2016). Además, es activo tanto de día como de noche (Torres & Macias, 2013).
Distribución geográfica nativa: Su distribución abarca desde el noreste de Estados Unidos hasta el sureste de Canadá (Magrama, 2013). Orconectes limosus es una especie con una amplia distribución en las cuencas del Atlántico, en concreto la podemos encontrar en: Connecticut, el Distrito de Columbia, Delaware, Massachusetts, Maryland, Maine, New Brunswick, New Hampshire, New Jersey, Nueva York, Pensilvania, Quebec, Rhode Island, Virginia, Vermont y Virginia del Oeste (Adams et al., 2015).
Distribución y establecimiento 
en la península Ibérica:
Se ha confirmado que actualmente Orconectes limosus se encuentra en un tramo muy concreto de 600 metros del río Muga (cerca del embalse de Boadella, Cataluña, NE Península Ibérica) y su población está representada por un número muy reducido de ejemplares (Benejam et al., 2011).
Mecanismo de introducción: O. limosus representa una seria amenaza para los cangrejos autóctonos, pues es uno de los responsables de la introducción del oomycete Aphanomyces astaci (la peste de los cangrejos). Esta enfermedad afecta mortalmente a los cangrejos comunes Europeos y provoca el declive de sus poblaciones (Aklehnovich & Razlutskij, 2013). Hay diferentes cepas de A. astaci provenientes de las especies de cangrejo de América del Norte. Hasta hace poco se conocían cuatro grupos de genotipos distintos, pero un reciente estudio afirma que Orconectes limosus lleva un nuevo genotipo de A. astaci (Kozubíková et al., 2011).

Además, el cangrejo indígena también puede ser desplazado por competencia por los recursos con las especies no nativas y por su comportamiento agresivo (Petrusek et al., 2006).

También se sabe que comen micrófitos y que esto genera impactos significativos en las redes alimentarias de agua dulce, aunque esto último no se conoce con certeza (Aldridge, 2016).
Impacto ecológico: En Europa, este decápodo fue citado por primera vez en Alemania en 1890 (Benejam et al., 2011), donde se introdujo desde EE.UU como alternativa al declive de las especies autóctonas. Sin embargo pronto se perdió el interés por su baja importancia económica, debido a su pequeño tamaño, sus estrechos quilópodos y la baja calidad de su carne (Magrama, 2013). El tamaño de la población fundadora fue de sólo 90 individuos, lo que supone un cuello de botella para la especie durante la introducción. A pesar de esto, un estudio de Filipová et al. (2009) exponen que se mantuvo suficiente variabilidad durante la introducción y no hubo depresión por endogamia.

Desde la primera introducción se ha ido diseminando naturalmente o mediante pequeñas introducciones en todo el continente (Petrusek et al., 2006), estando presente desde Inglaterra a Hungría y de Francia a Lituania (Aklehnovich & Razlutskij, 2013). En Alemania y Polonia es la especie dominante (Magrama, 2013).
Se utiliza comúnmente como cebo de pescado y como alimento de pescado, y esto ha llevado a su introducción en estos países (Holdich & Black, 2007).

En Hungría fue introducido intencionalmente en el año 1950 para la agricultura, y se detectó por primera vez en la naturaleza en el río Danubio (cerca de Újpest) en 1985 (Ferincz et al., 2014).

En la década de 1960 se registró por primera vez en la República Checa, cuando se observaron cangrejos muertos en la orilla del río Elba en Bohemia Central (Petrusek et al., 2006).

En Gran Bretaña esta especie fue comprada para un acuario al sur de Inglaterra en el 1995. Unos años más tarde se encontró en un jardín de East Sussex el primer individuo salvaje, aunque la primera población establecida no se describió hasta el 2001 en un estanque de bagres en Warwickshire. Seguramente los primeros individuos se escaparon de los acuarios o fueron introducidos por los pescadores para proporcionar alimento a los peces (Aldridge, 2016).

En Bielorrusia en 1997 se detectaron unos individuos en el río Neman y sus afluentes (región de Grodno). En la actualidad el cangrejo se encuentra en ocho ríos, incluyendo las cuencas Neman, Narew y Buh, lugares donde nunca se han encontrado cangrejos nativos. Seguramente han sido remplazados por O. limosus (Aklehnovich & Razlutskij, 2013).

En la Península Ibérica, en octubre del 2010 se localizaron 16 individuos de esta especie en el río Muga (Cataluña). Esta es la primera cita de esta especie en España. Dicho pantano se encuentra a sólo 14 km de Francia, donde fue introducida en el siglo pasado (Magrama, 2013).
Impacto socioeconómico: Actualmente se desconoce pero por su escaso valor para el consumo humano y el haber intervenido en el declive de las especies autóctonas, se le puede atribuir un impacto económico negativo (Magrama, 2013).

Se cree que sus madrigueras pueden desestabilizar las orillas de los ríos causando daños a los edificios o poniendo en peligro el pastoreo cercano al río (Aldridge, 2016).
Gestión: Esta especie se encuentra actualmente incluida en el Catálogo español de especies exóticas invasoras (Real Decreto 630/2013), lo que “conlleva la prohibición genérica de posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos, de sus restos o propágulos que pudieran sobrevivir o reproducirse, incluyendo el comercio exterior” en toda España, excepto previa autorización administrativa. También está catalogada como invasora por la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Natura).

También está incluida en la “lista de especies exóticas invasoras preocupantes para la Unión de conformidad con el Reglamento (UE) n.o 1143/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo” (Reglamento de ejecución (UE) 2016/1141 de la comisión de 13 de julio de 2016), por lo que existen muchas restricciones para su tenencia y uso en todo Europa y obligaciones para los estados miembros en cuanto a su detección temprana y erradicación.

El conocimiento de Aphanomyces astaci es uno de los aspectos clave en la gestión, puesto que permitiría crear unos buenos planes de acción para la restauración de las especies de cangrejo autóctonos europeos (Diéguez-Uribeondo, 2010).

Se ha propuesto actuar con métodos de control ensayados (químicos y mecánicos). Sin embargo estos no dan resultados positivos y aniquilan toda la fauna presente en la zona de actuación (Magrama, 2013).

La Obra Social “la Caixa” i la Diputación de Girona realizaron unas actuaciones para controlar la expansión del cangrejo de los canales en el río Muga. Desde junio de 2013 hasta finales del mismo año, se realizaron tres técnicas para capturar los individuos de esta especie invasora: transectos nocturnos, pesca eléctrica y trampeo. Se retiraron más de una veintena de individuos logrando evitar la expansión del cangrejo al embalse de Boadella y al resto del curso de la Muga (Diputación de Girona, 2013).
Autores ficha: Adra Felipe Risueño
Observaciones: En las listas y Atlas de especies exóticas invasores, a nivel Europeo se encuentra en el DAISIE («Elaboración de inventarios de especies exóticas invasoras en Europa») y a nivel regional en la diagnosis de la fauna exótica invasora de la CAV.

También aparece incluida en la Estrategia Europea sobre Especies Exóticas Invasoras (2004).
Bibliografía: Adams, S., Schuster, G.A. & Taylor, C.A. 2010. Orconectes limosus. The IUCN Red List of Threatened Species. e.T153764A4541724.

Aklehnovich, A., & Razlutskij, V. 2013. Distribution and spread of spiny-cheek crayfish Orconectes limosus (Rafinesque, 1817) in Belarus. BioInvasions Records 2: 221–225.

Aldridge D. 2016. Spinycheek crayfish, Orconectes limosus. Non-native species secretariat, Gran Bretaña.

Benejam L., Saura-Mas S., Saperas A. 2011. First record of the spiny-cheek crayfish Orconectes limosus (Rafinesque, 1817) introduced to the Iberian Peninsula. Aquatic Invasions 6: 111–113.

Buřič M., Hulák M., Kouba A., Petrusek A. & Kozák, P. 2011. A successful crayfish invader is capable of facultative parthenogenesis: a novel reproductive mode in decapod crustaceans. PLoS ONE. e.20281

Buřičr M., Kočí L., Petrusek A., Kouba A. & Kozák P. 2009. Invaders eating invaders: potential trophic interactions between the amphipod Dikerogammarus villosus and juvenile crayfish Orconectes limosus. Knowledge and Management of Aquatic Ecosystems 5: 394-395.

Buřičr M., Kouba A. & Kozák P. 2009. Chelae regeneration in European alien crayfish Orconectes limosus (Rafinesque 1817). Knowledge and Management of Aquatic Ecosystems 4: 394-395.

Diéguez-Uribeondo, J. 2010. Current techniques, approaches and knowledge in diagnosis of crayfish plague and other crayfish diseases. Knowledge and Management of Aquatic Ecosystems 3: 394-395.

Diputació de Girona. (2013). L’Obra Social “la Caixa” i la Diputació de Girona realitzen actuacions per controlar l’expansió d’un cranc de riu exòtic citat per primer cop a la península Ibèrica. Recuperado de http://www.ddgi.cat/web/noticia.seam;jsessionid=897c010d500330fe 84421f17595c?noticiaId=2657&cid=68255

Douglas, G. 1981. Life history parameters of the crayfish Orconectes limosus (Raf.) in Southern New England. The Ohio Journal of Science 81: 169-172.

Ďuriš Z., Drozd P., Horká I., Kozák P. & Policar T. 2006. Biometry and demography of the invasive crayfish Orconectes limosus in the Czech Republic. Bulletin Français de la pêche et de la pisciculture 62: 1215-1228.

Ferincz A., Kováts N., Benkő-Kiss A. & Paulovits G. 2014. New record of the spiny-cheek crayfish, Orconectes limosus (Rafinesque, 1817) in the catchment of Lake Balaton (Hungary). BioInvasions Records 3: 35–38.

Filipová L., Kozubíková E. & Petrusek A. 2009. Allozyme variation in Czech populations of the invasive spiny-cheek crayfish Orconectes limosus (Cambaridae). Knowledge and Management of Aquatic Ecosystems 10: 394-395.

Holdich, D., & Black, J. 2007. The spiny-cheek crayfish, Orconectes limosus (Rafinesque, 1817) [Crustacea: Decapoda: Cambaridae], digs into the UK. Aquatic Invasions 2: 1–15.

Klocker A.C. & Strayer L.D. 2004. Interactions among an invasive crayfish (Orconectes rusticus), a native crayfish (Orconectes limosus), and native bivalves (Sphaeriidae and Unionidae). Northeastern Naturalist 11: 167-178.

Kozubíková E., Viljamaa-Dirks S., Heinikainen S. & Petrusek A. 2011. Spiny-cheek crayfish Orconectes limosus carry a novel genotype of the crayfish plague pathogen Aphanomyces astaci. Elseveral 108: 214–216.

Magrama. 2013. Catálogo Español De Especies Exóticas Invasoras. Gobierno de España: Ministerio de agricultura, alimentación y medio ambiente 1–3.

Petrusek, A., Filipová, L., Ďuriš, Z., Horká, I., Kozák, P., Policar, T., Štambergová, M., & Kučera, Z. 2006. Distribution of the Invasive Spiny-Cheek Crayfish (Orconectes Limosus) in the Czech Republic. Past and Present. Bulletin Français de La Pêche et de la pisciculture 12: 903–918.

Real Decreto 630/ 2013, de 2 de agosto, del catálogo Español de especies exóticas invasoras, BOE-A 185 § 8565 (2013).

Reglamento de ejecución (UE) 1143/2014 de la comisión, de 13 de julio de 2016, de la lista de especies exóticas invasoras del Parlamento Europeo y del Consejo.

Torres, F., & Macias, M. 2013. El cranc de riu a Catalunya. Agrupació naturalista i ecologista de la Garrotxa 67.

Wilson A.K., Magnuson J.J., Lodge M.D., Hill M.A., Kratz K.T., Perry L.W. & Willis V.T. 2004. A long-term rusty crayfish (Orconectes rusticus) invasion: dispersal patterns and community change in a north temperate lake. Canadian Journal of Fisheries and Aquatic Sciences 61: 2255-2266.
Ver citas | Añadir cita | Buscar más imágenes (Google)