· Ficha de especie
Otros Algas Otras plantas Insectos Crustáceos Otros invertebrados Peces Anfibios Reptiles Aves Mamíferos
· Crustáceos
Fecha última actualización: 2005-11-03
Autoridad taxonómica: Girard, 1852
Orden: Decapoda
Familia: Cambaridae
Castellano: cangrejo rojo, cangrejo americano
Català: cranc vermell dels pantans, cranc americà
Euskera: karramarro amerikarra
Galego:
English: red swamp crayfish
Autor fotografía: Dani Boix
Autor de fotografía: Dani Boix
Descripción:

Su tamaño alcanza los 10 cm. desde el rostro hasta el telson. Coloración que varia de rojiza a gris azulada. Caparazón cefalotorácico con numerosas espinas en ambos lados de la sutura cervical. Rostro con los bordes convergentes. Un gran diente en el carpopodito de los quelípodos y otros en el isquiopodito de los pereiópodos 6 y 7.

Biología y hábitat:

Su alimentación es omnívora, presentando un muy amplio nicho trófico (Correia 2002). La reproducción comienza con la fecundación, en otoño, de la hembra, por el macho. Algún tiempo después se retirará a su agujero donde tendrá lugar la puesta. Los huevos, alrededor de un centenar, permanecerán plegados a les pleópodos de la madre. En primavera eclosionarán los huevos y aparecerán pequeños cangrejos similares a la madre, pues a diferencia de la mayoría de los crustáceos, no pasan por estadios larvarios intermedios.

El cangrejo rojo vive en sustratos blandos de ríos, marismas y charcas de agua, excavando túneles para su refugio. Es de hábitat menos crepuscular y fotófobo que nuestro cangrejo autóctono, por lo que no es difícil verlo a plena luz del día, y permanece entre la vegetación o al descubierto si el agua no está muy clara. Su fisiología es notablemente más resistente, soportando niveles bajos de oxígeno, temperaturas altas y un alto grado de contaminación del agua.
Distribución geográfica nativa:

P. clarkii es originario del noreste de Méjico i el sur central de EEUU (Hobbs et al. 1989).

Distribución y establecimiento 
en la península Ibérica:

Se encuentra distribuido por toda la Península Ibérica, siendo muy común y abundante en la mitad sur de la Península (Gutiérrez-Yurrita et al. 1999). Al norte de la Península habita tramos bajos de los cursos de agua, donde el agua tiene temperaturas más altas.

Mecanismo de introducción:

El cangrejo rojo fue introducido en 1974 para fines comerciales a través de pescadores. La primera introducción se produjo en las marismas del Bajo Guadalquivir, en la finca denominada “Casablanca” de la provincia de Sevilla (Hadsburgo-Lorena 1979, Algarin 1980, Ocete & López 1983).

Impacto ecológico:

En la península Ibérica ya se ha comprobado tanto la alteración de la red trófica (Geiger et al. 2004) como la pérdida de biodiversidad (Rodríguez et al. 2004) de humedales debido a la presencia de P. clarkii. Justo después de la introducción el cangrejo empieza a crecer rápidamente, y tiene un dramático efecto sobre la comunidad debido a su voracidad. Una vez introducido puede producir cambios en la red trófica y hasta eliminar los recursos tróficos, influyendo en la productividad de las zonas donde habita (Correia 2002). Por otra parte esta especie es el vector de la afanomicosis: enfermedad infecciosa causada por el hongo Aphanomices astaci (Diéguez-Uribeondo & Söderhäl 1993) que es letal para el cangrejo de río autóctono. También se conoce su efecto negativo sobre poblaciones de amfibios. Así, por ejemplo, se ha verificado su predación sobre huevos y larvas de tritones en California, dónde P. clarkii también es una especie introducida (Gamradt & Kats 1996). En parques naturales de Portugal se ha relacionado la regresión de las poblaciones de amfibios con la introducción de P. clarkii. Además, se ha observado la captura de adultos de H. meridionalis por parte de P. clarkii.(Benejam pers. com.).

Impacto socioeconómico:

Desde 1979 su pesca se realiza con fines comerciales. España se encuentra entre las tres primeras zonas que contribuyen al mercado mundial (Laurent 1990). Su influencia en las cosechas de arroz tiene efectos negativos, disminuyendo su productividad básicamente debido a los daños derivados de su acción mecánica sobre el sustrato en el que habita -túneles que perfora en los márgenes de los campos de arroz- pues dificulta el control de los niveles de agua en los cultivos.

Gestión: Su erradicación es muy difícil, pues tiene una elevada productividad. En la mitad sur de la Península se considera una plaga, y de momento no se encuentra solución para ella.
Autores ficha: Elisenda Montserrat Freixa y Dani Boix Masafret
Observaciones:
Bibliografía:

ALGARIN, S. 1980. Problemàtica y perspectiva de la introducción del cangrejo. Páginas: 25-31. En: Actas de las Jornadas de estudio del Cangrejo Rojo de la Marisma, Sevilla.80 ps.


 


CANO, E. & OCETE, M.E. 1994. Estimación sobre las repercusiones socio-económicas de Procambarus clarkii Girard (Decapoda, Cambaridae) en las marismas del Bajo Guadalquivir. Bol. San. Veg. Plagas, 20 (3): 653-660.


 


CANO, E. & OCETE, M.E. 2000. Tamaño medio y ecología reproductiva de Procambarus clarkii Girard (1852) (Decapoda, Cambaridae) en las marismas del bajo Guadalquivir. Zoologia baetica, 11: 17-26.


 


CORREIA, A.M. 2002 Niche breadth and trophic diversity: feeding behaviour of the red swamp crayfish (Procambarus clarkii) towards environmental availability of aquatic maccroinverterats in a rice field (Portugal). Acta Oecologica, 23: 421-429.


 


DIEGUEZ-URIBEONDO J. & SÖDERHÄL, K. 1993. Procambarus clarkii as a vector for the crayfish plague fungus Apnahomyces astaci. Aquaculture and Fisheries Management, 24: 761-765.


 


GAMRADT, S.C. & KATS, L.B. 1996. Effect of Introduced Crayfish and Mosquitofish on California Newts. Conservation Biology, 10 (4): 1155-1162.


 


GEIGER, W., ALCORLO, P., BALTANÁS, A. & MONTES, C. 2004. Impact of an introduced Crustacean on the trophic webs of Mediterranean wetlands. Biological invasions (en prensa).


 


GIL-SANCHEZ, J.M. & ALBA-TERCEDOR J. 2001. Ecology of the native and introduced crayfishes Austropotamobius pallipes and Procambarus clarkii in southern Spain and implications for conservation of the native species. Biological Conservation, 105: 75-80.


 


GUTIÉRREZ-YURRITA, P.J., SANCHO, G., BRAVO, M.A., BALTANÁS, A. & MONTES, C. 1998. Diet of the red swamp crayfish Procambarus clarkii in natural ecosystems of the Doñana National Park temporary fresh-water marsh (Spain). Journal of Crustacean Biology, 18(1): 120-127.


 


GUTIÉRREZ-YURRITA, P.J., MARTINEZ, J.M., ILHEU, M., BRAVO-UTRERA, M.A.., BRENARDO, J.M. & MONTES, C. 1999. The status of crayfish populations in Spain and Portugal. Páginas: 161-192. En: GHERARDI, F., HOLDICH, D. (eds.). Crayfish in Europe as Alien Species: How to Make de Best of a Bad Situation? Crustacean Issues, 11.


 


HADSBURGO-LORENA, A.S. 1979. Present situation of exotic species of crayfish introduced into spanish continental waters. Freshwater Crayfish, 4: 175-184.


 


HOBBS III, H.H., JASS, J.P. & HUNER, J.V. 1989. A review of global crayfish introductions with particualr emphasis on two North American species (Decapoda, Cambaridae). Crustaceana, 5: 299-316.


 


LAURENT, P.J. 1990. Point sur les risques engendres par l’introduction intempestive de l’ecrevisse rouge des marais de Louisiane (Procambarus clarkii). Courrier de la cellule Environnement, 11: 7-9.


 


OCETE, M. E. & LOPEZ, S. 1983. Problemátiva de la introducción de Procambarus Clarkii (Girard) (Crustacea : Decapoda) en las marismas de l Guadalquivir. Páginas: 515-523. En: Actas del I Congreso Ibérico de Entomología, León. 90 ps.


 


RODRÍGUEZ, C.F., BÉCARES, E., FERNÁNDEZ-ALÁEZ, M. & . FERNÁNDEZ-ALÁEZ, C. 2004. Loss of biodiversity and degradation of wetlands as a result of introducing exotic crayfish. Biological invasions (en prensa).

Ver citas | Añadir cita | Buscar más imágenes (Google)