· Ficha de especie
Otros Algas Otras plantas Insectos Crustáceos Otros invertebrados Peces Anfibios Reptiles Aves Mamíferos
· Anfibios
Fecha última actualización: 2012-06-21
Autoridad taxonómica: Daudin, 1802
Orden: Anura
Familia: Pipidae
Castellano: Rana africana de uñas
Català: Granota amb ungles africana
Euskera:
Galego:
English: African clawed frog
Autor fotografía: Michael Linnenbach
Autor de fotografía: Michael Linnenbach
Descripción:

Xenopus laevis es un anfibio del orden de los anuros, nativo del África subsahariana y que en la segunda mitad del siglo XX fue exportado a otros continentes, en principio para ser usada en pruebas de laboratorio y posteriormente para ser vendido como mascota. (Tinsley and McCoid 1996). X. laevis es el anfibio experimental más usado en los laboratorios y ha sido seleccionado como animal de laboratorio por su facilidad de mantenimiento y su resistencia a enfermedades. Algunos individuos escaparon de los laboratorios y han formado poblaciones viables e invasoras en diversas regiones del planeta. Estos individuos son generalmente acuáticos, carnívoros y depredan sobre invertebrados, anfibios y peces. Las ranas del género Xenopus son las únicas que tienen uñas en los dedos de las patas y esta rana es la especie más significativa del género. Las características morfológicas principales son: piel suave con coloración dorsal de tonalidades marrón-oliva a gris con manchas oscuras; en la zona ventral es de color blanca. El cuerpo es plano, la cabeza pequeña, tienen uñas en las patas traseras, no tienen lengua, no tienen dientes y no tienen membranas de tímpanos externos. Los adultos pueden llegar a medir 120 mm de largo. Las larvas se sitúan a media profundidad desde donde se alimentan. X. laevis tiene una gran tolerancia a la salinidad (40% agua de mar), al pH (entre 5 y 9) y a las variaciones de temperatura (entre 2 y 35 ºC). Los adultos se pueden mover a través de masas de agua, son expertas nadadoras pero tienen movimientos extraños cuando caminan fuera del agua.

Biología y hábitat: La rana africana de uñas vive ligada a ecosistemas acuáticos, incluidos los modificados por el hombre. Es una especie muy polivalente y puede llegar a establecerse en todo tipo de masas de agua. En su hábitat natural vive en aguas estancadas, riachuelos de aguas lentas, pero también puede habitar aguas con mayor caudal (Tinsley et al., 1996). El hábitat óptimo para X. laevis son los humedales, las lagunas y los lagos que se pueden encontrar en regiones áridas y semiáridas del sur del continente africano. Donde las aguas obtienen un nivel de eutrofización más elevado la especie puede desarrollarse mucho mejor, hasta el punto de conseguir las máximas densidades de población. X. laevis tiene el ciclo reproductivo dentro del agua en toda su totalidad. Esta rana es muy oportunista, puede llegar a colonizar masas de agua de reciente creación por el hombre. Emigran en masa cuando las lagunas empiezan a secarse (IUCN, Conservación International, and NatureServe, 2006); esta especie se desplaza a poca distancia para conseguir establecerse en otras masas de agua. Cabe mencionar que se ha observado que esta especie puede sobrevivir en períodos de heladas leves (http://www.issg.org/database/species/ecology.asp?si=150).
Distribución geográfica nativa: Los países donde se puede encontrar esta especie de forma nativa son: Angola, Botsuana, Burundi, Camerún, República Central Africana, la República Democrática del Congo, Kenia, Lesoto, Malawi, Mozambique, Namibia, Nigeria, Ruanda, Sud-África, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue. Pero también esta distribuida por zonas donde ha estado introducida como Chile, Francia, Indonesia, Méjico, Reino Unido, Estados Unidos de América, Italia, Gales y Portugal.
Distribución y establecimiento 
en la península Ibérica:
Al 2006, un equipo de biólogos del ISPA (Instituto Superior de Psicología Aplicada) y del “Vasco da Gama Aquarium” capturaron algunos individuos de Xenopus laevis en un riachuelo a 20 km al oeste de Lisboa, Portugal (Rebelo, 2010). Éste es el primer, y de momento único, registro de la presencia de forma salvaje de esta especie en la Península Ibérica. En el mismo año también se encontraron otros ejemplares de esta especie en otros puntos del mismo riachuelo. Los años posteriores también se muestrearon (2007 y 2008) para evaluar el estado y la distribución de la especie en Portugal (Rebelo, 2010).
Mecanismo de introducción: La rana africana de uñas ha mostrado diferentes adaptaciones a la vida acuática, añadiendo el sistema lateral lineal de la metamorfosis (Elepfandt, 1996). También ha mostrado una estructura del cuerpo realmente adaptada a la natación (Videler and Jorna 1985). Ésta especie puede llegar a colonizar gran variedad de hábitats de todo el mundo. Invade fácilmente áreas perturbadas, como zonas acuáticas creadas por el hombre, canales de irrigación e incluso áreas acuáticas semiurbanas (Lobos and Jaksic 2005). Además es conocida por ser portadora del Batrachochytrium dendrobatidis, un hongo implicado en el declive de muchas poblaciones de anfibios (Rebelo, 2010). X. laevis es una gran depredadora y fácilmente se adapta a diferentes hábitats. Por esta razón, pueden ser invasoras muy perjudiciales. Ha sido demostrado que esta rana puede devastar poblaciones nativas de ranas y otras criaturas comiendo los individuos jóvenes de estas especies (Rebelo, 2010). Aunque la relación ecológica entre esta rana y los anfibios nativos es poco conocida, sus características biológicas son preocupantes ya que X. laevis tiene características biológicas muy parecidas a peces depredadores, y que pueden afectar de forma muy grave a las poblaciones de anfibios autóctonas y no tanto a X. laevis (Hecnar and M’Closkey, 1997). En el caso de Chile, la especie fue introducida en el año 1973 (Jaksic 1998). Ésta es la única introducción conocida en Chile, aunque parece ser que la especie ya ha afectado zonas de agua como embalses y lagunas muy cercanas a Santiago (Lobos and Jaksic 2005). Se temen los efectos que esta especie pueda tener sobre la fauna nativa (Glade 1983), ya que el centro de Chile es reconocido como un “hotspot” de biodiversidad (Myers et al. 2000). La información se ha estado acumulando des del 1998; Lobos et al. (1999) documentó los primeros datos, Lobos (2002) estudió diferentes localidades donde la especie había sido encontrada; Lobos and Measey (2002) observaron que la especie estaba distribuida en cuatro regiones y que sus densidades oscilaban entre 0,25-0,37 ranas por metro cuadrado y su dieta se basaba en quironómidos y ostrácodos. La rana africana de uñas depreda esencialmente sobre insectos, moluscos y crustáceos (Lobos and Measey, 2002). Se han encontrado similitudes en las dietas en los E.U.A. (McCoid and Fritts 1989) y en el Reino Unido (Measey 1998). Se ha podido demostrar también que X. laevis es muy poco depredada debido a la toxicidad de su piel (McCoid and Fritts 1980), aunque se observaron tres especies de pájaros que si depredan sobre X. laevis en Chile: Nycticorax nycticorax, Larus dominicanus y Speotyto cunicularia (Lobos and Measey, 2002).
Impacto ecológico: X. laevis es introducida de varias formas: algunos ejemplares que estaban en acuarios y laboratorios para su estudio, tuvieron la oportunidad de escapar. Debido a su gran demanda como modelo de laboratorio, esta especie es uno de los anfibios más extendidos en cautividad (Gurdon, 1996). Este uso ha contribuido al establecimiento de muchas poblaciones alóctonas por todo el mundo (Faraone et al., 2008). También se introdujeron a escala local a través de la dispersión natural, la especie tiene gran facilidad para desplazarse a otras zonas si le conviene. X. laevis era utilizada como mascota, cuando la gente se cansaba de tenerlas en casa, eran liberadas a masas de agua, provocando la invasión. Por las corrientes de agua también se dispersan; debido a las inundaciones se pueden desplazar sin problema alguno. Poblaciones no nativas de X. laevis son conocidas en Arizona y California (Crayon, 2005), Isla Ascensión (Tinsley and McCoid, 1996), Chile (Lobos and Measey, 2002) y Gales (Measey and Tinsley, 1998). Recientemente X. laevis ha sido encontrada también al noroeste de Sicilia (Lillo et al., 2005). X. laevis ha estado invadiendo fuertemente California, creando la rápida colonización de zonas óptimas para ella, la reproducción explosiva y el consumo de presas nativas (McCoid and Fritts 1980). En el caso de la Península Ibérica ha sido identificada en algunos riachuelos cerca de Lisboa, Portugal. Ahora mismo, todavía no ha sido encontrada en el España, aunque en poco tiempo es posible que aparezca.
Impacto socioeconómico: Aunque X. laevis no tiene un tiempo corto de generación y es genéticamente simple, generalmente es deseada en genética. Es un importante organismo modelo en el desarrollo biológico. Ésta rana fue la primera especie vertebrada en ser clonada por los científicos. La gente de zonas subsaharianas están generalmente muy familiarizadas con esta rana, y en algunas culturas también es usada como fuente de proteínas, como afrodisíaco o como medicina para la fertilidad.
Gestión: La erradicación de las poblaciones invasoras de Xenopus laevis es considerada muy difícil, aunque operaciones de gestión o control son factibles en hábitats mediterráneos (Fouquet and Measey 2006). En el clima mediterráneo las puestas de los huevos tienen lugar al final de la primavera. El mayor obstáculo para tener éxito invasivo está en la metamorfosis de los huevos, ya que debido a la sequía que se produce en los riachuelos durante períodos estivales no conseguirían hacer la metamorfosis. Esto podría producir un desequilibrio de las poblaciones de ésta especie y podría facilitar las oportunidades de erradicación (Rebelo, 2010).
Autores ficha: Andreu Cufí Garrido
Observaciones: Esta especie aun no ha sido observada en territorio español. Pero debido a su presencia en Portugal y Francia y a sus cualidades de adaptación y resistencia, podría acabar apareciendo en nuestro territorio, siendo una especie invasora muy peligrosa para los anfibios, peces y otras especies autóctonas.
Bibliografía:

Crayon, J.J., 2005. Species account: Xenopus laevis. In: Amphibian Declines: The Conservation Status of United States Species, Vol. 2, p. 522-525. Lannoo, M.J., Ed., Berkley, University of California Press.


Elepfandt, A., 1996. Sensory perception and the lateral line system in the clawed frog, Xenopus laevis. p. 97-116. in: The Biology of Xenopus, R. C. Tinsley & H. R. Kobel (Editors) Oxford, Oxford University Press.


Faraone F.P., Lillo F., Giacalone G., Lo Valvo M., 2008. The large invasive population of Xenopus laevis in Sicily, Italy. Amphibia-Reptilia 29: 405-412


Fouquet A., Measey G.J., 2006. Plotting the course of an African clawed frog invasion in Western France. Animal Biology. 56: 95-102.


Glade A.A., 1983. Libro Rojo de los Vertebrados Terrestres de Chile. Corporación Nacional Forestal, Santiago, Chile.


Gurdon, J. 1996. Introductory comments: Xenopus as a laboratory animal. In: The biology of Xenopus. Oxford University press.


Hecnar, S.J., M’Closkey, R.T., 1997. The effects of predatory fish on amphibian species richness and distribution. Biol. Cons. 79: 123-131. IUCN, Conservation International, and NatureServe, 2006


Jaksic, F.M., 1998. Vertebrate invaders and their ecological impacts in Chile. Biodiversity and Conservation 7: 1427-1445.


Lillo, F., Marrone, F., Sicilia, A., Castelli, G., Zaya, B., 2005: An invasive population of Xenopus laevis (Daudin, 1802) in Italy. Herpetozoa 18. 63-64.


Lobos G., Cattan P. and López M., 1999. Antecedentes de la ecología trófica del sapo Africano Xenopus laevis en la zona central de Chile. Biol. Mus. Nac. Hist. Nat. (Chile) 48: 7-18.


Lobos G., 2002. Antecedentes sobre la distribución del sapo africano Xenopus laevis en Chile. Not. Mens. Mus. Nac. Hist. Nat. (Chile) 347: 3-8.


Lobos G., Jaksic F.M., 2005. The ongoing invasion of African clawed frogs (Xenopus laevis) in Chile: causes of concern. Biodiversity and Conservation.


Lobos, G., Measey, G.J., 2002. Invasive population of Xenopus laevis (Daudin) in Chile. Herpetol. J. 12: 163-168.


McCoid M.J., and Fritts T.H., 1980. Observations of feral populations of Xenopus laevis (Pipidae) in southern California. Bulletin Southern California Academic Science 79: 82-86.


McCoid M. and Fritts T.H., 1989. Notes on the diet of a feral population of Xenopus laevis (Pipidae) in California. Southwestern Naturalist 25: 272-2735.


Measey G.J., 1998. Diet of feral Xenopus laevis in South Wales, UK. Journal of Zoology (London) 246: 287-298.


Measey, G.J., Tinslay, R.C., 1998. Feral Xenopus laevis in South Wales. Herpetological Journal 8: 23-27.


Myers N., Mittenmeyer R., Mittenmeyer C., da Fonseca G., and Kents J., 2000. Biodoversity hotspots for conservation prorities. Nature 403: 853-858.


Rebelo R., 2010. Xenopus laevis (Daudin, 1802), a new exotic amphibian in Portugal. Biology Invasions 12: 3383–3387


Tinsley R.C., McCoid M.J. 1996. Feral population of Xenopus laevis outside Africa. The biology of Xenopus. Clarendon Press, Oxford. 81-94.


Tinsley R.C., Loumont C., Kobel H. R., 1996. Geographical distribution and ecology. The biology of Xenopus. Oxford University Press, Oxford, UK, pp 35-39.


Videler, J.J., Jorna, J.T., 1985. Functions of the sliding pelvis in Xenopus laevis. Copeia 1985: 251-254.


http://www.issg.org/database/species/ecology.asp?si=150

Ver citas | Añadir cita | Buscar más imágenes (Google)